En materia eléctrica, el Gobierno es el gran moroso

EL UNIVERSAL

En Caracas 90% de los usuarios residenciales paga por el servicio

En un país donde se deja de pagar más de 40% por el servicio eléctrico, su capital constituye toda una excepción, pues en Caracas alrededor de 90% de los usuarios cancela este servicio.

La cifra la proporciona el doctor en ingeniería eléctrica y profesor de la USB José Manuel Aller, quien asegura que los cinco municipios capitalinos conforman la región en donde menos se roba electricidad en todo el territorio nacional.

Sin embargo, tanto en Caracas como en el resto del país, el principal moroso es el propio Gobierno, pues aunque el servicio eléctrico en oficinas y dependencias públicas se factura, se deja de pagar en más de 75%.

En la capital, que es sede de todos los ministerios y de los principales poderes públicos (edificaciones con aire acondicionado, que son los artefactos que más consumen energía), esta morosidad es especialmente significativa.

De hecho, en 2011, que es el año más reciente en que el Ministerio de Energía Eléctrica publicó su anuario estadístico, se informa que en Distrito Capital se facturaron (lo cual no quiere decir que se cobraron) 11,1 teravatios del total de 83,81 facturados a nivel nacional. Pero de esta cantidad, más de 75% (8,36 teravatios) correspondían al sector no residencial. A nivel nacional esa proporción fue de 66% para el no residencial y 34% para el residencial.

Aller explica además que el consumo de una vivienda precaria que se roba la luz es muy bajo: alrededor de 100 kilovatios por mes, unas cinco veces menos que un apartamento.

Las estimaciones de José Aguilar, ingeniero aeronáutico y mecánico que ha trabajado como consultor de sistemas eléctricos en 45 países, coinciden con las de Aller en cuanto a esa cifra de 10% de usuarios residenciales que no pagan el servicio, pero recuerda que en 2000, cuando la empresa cambia de dueños (sería estatizada en 2007), esa cifra era de solo 2%: «El esfuerzo que hizo La Electricidad de Caracas cuando era empresa privada por lograr una facturación casi total en la capital fue tremendo».

Eso, sin embargo, se está perdiendo paulatinamente, y por eso Aguilar afirma que la gestión comercial en  Caracas se ha deteriorado cinco veces en 12 años.

Las tomas ilegales

Ese crecimiento de familias que no pagan la luz en lo que va de siglo se manifiesta en las marañas de cables que cada vez son más comunes en sectores populares y que no suelen faltar en las invasiones recientes.

Estas marañas afectan al sistema, según explica el ingeniero Guillermo Ovalles, pues existe un estudio para la carga que va a soportar cada transformador y estas tomas ilegales alteran esas previsiones, y por eso muchos usuarios terminan recibiendo cargas muy por debajo de los 110 voltios. Sin embargo, cree que se trata de un tema insignificante a la hora de explicar grandes fallas.

Aguilar recuerda por su parte que no es en el sector residencial donde existe el mayor problema de recaudación: «A nivel nacional, las residencias que no facturan son 30% del total, 33% recae en el comercio y la industria y 37% en el Gobierno».

El ingeniero Aller hace otra precisión en cuanto a las cifras: oficialmente, en 2012, la energía total generada en el país fue de 127,61 teravatios, pero se facturaron 85,05. El resto, 42,5 teravatios (33,35%) no se facturaron. Sin embargo, si a esa cifra se le agrega todo lo que las instituciones del Gobierno facturan pero no pagan, la morosidad real en el país sobrepasaría el cuarenta por ciento.

Pero en materia de electricidad muchas de las cifras que se manejan son estimaciones, pues desde el año 2010 existe lo que Aguilar califica de apagón o blackout informativo. En 2008 fue el último informe público y abierto de la industria, y en septiembre de 2010 se publicó el último boletín que desde hacía años hablaba de cuánta energía se producía en cada planta y cada región del país.

http://www.eluniversal.com/caracas/130605/en-materia-electrica-el-gobierno-es-el-gran-moroso